Desde los años setenta, la FAO hizo evidente que el modelo de desarrollo forestal basado en las grandes industrias no era la mejor opción para las comunidades forestales. El crecimiento económico estaba reducido a algunas zonas y con mucha frecuencia respondía poco a las necesidades de la población local. Con el apoyo de la Agencia