Como resultado de los cambios en las políticas públicas de los años noventa, el sector gubernamental dejó de intervenir de manera directa en el sector forestal, abriendo espacios para que la sociedad civil y el mercado adquieran mayor relevancia. Los programas públicos y la regulación son ahora los principales  incentivos gubernamentales que buscan guiar las